¿Eres hedonista? Puedes ser víctima de la publicidad alimenticia

Un nuevo estudio analiza cómo la tendencia a permitirnos caprichos está relacionada con nuestras creencias respecto a la comida.

|
07 marzo 2017, 2:00pm

Photo via Flickr user Lucas Richarz

Si a menudo lees esta página, sabes que no faltan datos científicos que nos adviertan de los peligros que algunas de nuestras comidas favoritas pueden provocar. Y también hay mucha publicidad allá afuera tratando de contradecir estos datos.

Pero si te consideras un hedonista, probablemente te guste ceder a caprichos decadentes, en vez de ingerir comida sana, sin importar la literatura científica que exista.

Bueno, esa tensión es el centro de estudio de un reciente análisis que observa cómo los valores personales y la actitud afectan nuestros hábitos alimenticios y la confianza en la información nutrimental. Específicamente, la información divulgada por la industria alimentaria.

LEER MÁS: Por qué Nestlé está reduciendo el azúcar de su chocolate

El estudio, publicado en el Journal of Health, Population and Nutrition, analizó a 3,945 "proveedores de alimentos" de clase media, o sea personas que llevan el pan a casa (por así decir), en Australia, Singapur, Vietnam e Indonesia. Resulta que para muchos de ellos, el pan quiere decir tocino, carnes curadas, botanas grasosas y otros alimentos muy procesados.

Los autores del estudio reunieron información sobre estos proveedores, a saber: demografía, valores personales, confianza en fuentes de información nutrimental, IMC y el uso de suministros de conveniencia, definidos como "restaurantes de comida rápida (McDonalds, KFC), máquinas expendedoras, puestos callejeros, puestos de periódico, gasolineras y otras tiendas similares".

Luego de revisar los números reportados, los investigadores descubrieron una relación importante entre el uso de los suministros de conveniencia y los "valores hedonistas", así como "la confianza en la industria alimentaria como fuente de información nutrimental". En cambio, descubrieron que un menor uso de proveedores de conveniencia y menor confianza en fuentes de información nutrimental estaba relacionada con valores tradicionales u "orientados a la comunidad".

LEER MÁS: Nuevo estudio revela que consumimos más azúcar en alcohol que en refrescos

Entonces, ¿ser hedonista significa que es más probable que compres un par de gorditas grasosas sin importar los datos científicos? No exactamente. Pero sugiere, según los autores, que los hedonistas modificarán sus creencias para ajustarlas a su apetito.

"Nuestra hipótesis es que los hedonistas pueden estar más predispuestos a las imágenes y promesas más provocadoras presentes en la mercadotecnia alimentaria y es más probable que crean en las fuentes de información de la industria, usar suministros de conveniencia que venden alimentos y bebidas", dijo el estudio.

Aunque los autores admiten que estos resultados necesitan ser replicados y ampliados, dicen que las conclusiones suponen que "se requieren mejoras en la calidad de alimentos vendidos en tiendas de conveniencia, así como regulaciones más estrictas para la publicidad de alimentos y educación nutricional a largo plazo".

Si crees en esta investigación y eres hedonista, estamos seguros de que no tendrá efectos en tu amor por las hamburguesas de queso dobles.