¿Por qué los hombres tienen miedo de volverse veganos?

Para entender por qué las dietas veganas son más populares entre las mujeres, hablé con John Joseph, líder de Cro-Mags y autor de 'Meat is for Pussies' y con Carol J. Adams, feminista radical y autora de 'The Sexual Politics of Meat'.

|
ago. 10 2015, 4:00pm

En occidente, la alimentación basada en vegetales nunca había sido tan popular. Desde las Naciones Unidas y el Dietary Guidelines Advisory Committee abogando porque más personas adopten una dieta basada en vegetales hasta su creciente accesibilidad mainstream, los vegetales están claramente de moda. Sin embargo, a pesar de esto, las estadísticas recientes revelan que sólo el 3.2 por ciento (7.3 millones de personas) siguen una dieta vegetariana en Occidente. Casi el 60 por ciento son mujeres; poco más del 40 por ciento son hombres. Aproximadamente un medio por ciento, (1 millón), siguen una dieta vegana, del cual el 79 por ciento son mujeres.

Como con casi todo lo demás en la vida, la política le agrega mucho sabor picante a la alimentación como cualquier otro ingrediente, y esto es muy evidente si vemos las dietas basadas en vegetales. Mientras que una "V" en una etiqueta o en el menú significa comúnmente "vegetariano" o "vegano", ¿no hay también una suposición tácita de que significa "vagina"? No tienes que ser un genio feminista para sospechar que el género juega un papel importante en la brecha entre los sexos cuando se trata de abandonar la carne.

Dos autoridades, aparentemente dispares sobre el tema, están de acuerdo: John Joseph, líder de la legendaria banda de hardcore punk, Cro-Mags, triatleta Ironman, y autor del libro Meat is for Pussies y Carol J. Adams, teórica feminista radical y autora de The Sexual Politics of Meat. Ambos sostienen que la fusión de la masculinidad y la carne es un factor crítico en los hábitos dietéticos de los hombres.

LEE: La cabeza de un cerdo me enseñó por qué no debemos comprar carne barata.

"Durante años, los chicos no le han prestado atención a los asuntos de la salud", dice Joseph. "Existe el estereotipo de que la carne es para machos, es proteína, y los hombres reales comen carne. Pero por estos alimentos, estos mismos "hombres reales" están sufriendo todo tipo de enfermedades, ataques cardíacos y disfunción eréctil donde sus pinches penes no funcionan".

"Comer carne no te vuelve valiente", dice John Joseph. "Te vuelve un cobarde".

Joseph admite que Meat is for Pussies no fue recibido calurosamente por las feministas. "Pero ayudó a salvar incontables vidas de animales", dice. "Tengo a chicos de prisión, a peleadores y a hooligans que se vuelven veganos... es un grupo demográfico al que nunca van a llegar algunas de esas otras personas. Pero, ¿te vas a clavar en una palabra? Los hombres son tercos, así que tiene sentido que necesiten a alguien que hable su idioma", dice.

"Comer carne no te vuelve valiente; te vuelve un cobarde. Por eso titulé mi libro Meat Is for Pussies. Eso es lo que le va a afectar a estos chicos.

carne1

Foto del usuario de Flickr David Blackwell.

Mientras que Joseph busca atraer a un grupo desaprovechado de hombres que desconfían de los vegetales, Adams tiene un enfoque muy diferente. Pero al parecer están de acuerdo en que las nociones recibidas sobre lo macho de la carne son problemáticas, por decir lo menos.

"La política sexual de la carne asume que los hombres necesitan comer carne con el fin de ser masculinos y viriles", dice Adams. "Sin embargo, se ha vuelto evidente que la gente puede estar completamente sana y feliz sin comer carne o productos animales. Así que ahora tenemos un impulso de la cultura dominante por avergonzar y acosar a los hombres que se desvían de estas políticas al volverse veganos", continúa.

"En la medida en que la masculinidad es más o menos problemática, no es de extrañar que también sea un obstáculo para el veganismo".

Adams lo sabe, pues ha analizado la cuestión mucho antes de que las opciones vegetarianas se volvieran comunes en los menús de los restaurantes. Tras celebrar, recientemente, su 20 aniversario, The Sexual Politics of Meat explora la relación entre la misoginia y la carne, y es ampliamente considerada como una lectura obligatoria para feministas y defensores de los derechos animales por igual.

"Una manera en la que el binario de género se aplica es a través de la expectativa de lo que comen los hombres heterosexuales, al cuestionarlos cuando comen alimentos asociados con las mujeres (como el tofu). Así como un bloque de tofu quiere decir vegano, comer carne para los hombres quiere decir consumir mujeres. Uno de los problemas con el consumo de carne es la fragmentación del animal, la gente come una pierna o un muslo o una pechuga; no se relacionan con todo el animal. Como digo en The Sexual Politics of Meat, la cosificación y la fragmentación llevan al consumo. Rechazar la carne en nuestra cultura no se trata simplemente de rechazar un producto", dice. "Se trata de rechazar todo lo que representa".

En la medida en que la masculinidad es más o menos problemática, no es de extrañar que también sea un obstáculo para el veganismo. En vista de ello, ¿cómo facilitamos de mejor manera el veganismo como una opción viable para las personas, en particular para los hombres?

Curiosamente, tanto Joseph como Adams ofrecen soluciones casi idénticas que permiten a que más gente se cambie a una dieta basada en vegetales: tenemos que cambiar la forma en la que hablamos del veganismo, sobre todo en términos de comida. También tenemos que adoptar una ética de compasión y cuidado.

"Vegano, para los hombres, es como una grosería de seis letras. Así que si quieres que más hombres adopten una dieta vegana, no les digas que están comiendo comida vegana", dice Joseph. "Nadie quiere que se le dé información a la fuerza o que se le juzgue o que se le diga qué hacer. Preparas una gran cena para tres o cuatro personas, les encanta la comida, entonces ellos le dicen a otros. Y así sucesivamente".

"En este momento, la palabra 'pussy' significa 'cobarde' y es la jerga para referirse a los genitales de la mujer", dice Adams. "Así que mujer es igual a cobarde".

Adams dice: "Cuando tienes la oportunidad de servirle a la gente comida vegana, hazlo, pero no lo resaltes. Permite que alguien coma un grandioso platillo vegano y que no sepa que es vegano. Luego aprenden. Esto les da, de vez en cuando, conciencia, lo que los hace juzgar y darle sentido a su propia disonancia".

Ethiopia-raw-meat-Orthodox-Easter

Joseph cree que un mayor sentido de compasión es un resultado natural de volverse veganos. "Cuando dejas de comer carne y dejas de poner mierda en tu cuerpo, te empieza a importar tu salud. Te vuelves más compasivo; lo acompaña tanta positividad y bondad", dice Joseph.

Del mismo modo, dice Adams: "Parte de la educación sobre el veganismo es elegirlo porque te preocupas por tu cuerpo, por los animales, por el medio ambiente. Todo eso es muy positivo. Cualquier cosa que contribuya al cuidado y a la compasión en la cultura es algo bueno ".

No obstante, reconoce los obstáculos, incluyendo el hecho de que Joseph use la palabra 'pussy'. "En este momento, la palabra 'pussy' significa 'cobarde' y es la jerga para referirse a los genitales de la mujer, así que mujer es igual a cobarde", asegura.

"Para poder cambiar a una ética compasiva, necesitamos establecer el cuidado como un modo de vida. Tenemos que hacer que la gente se sienta más segura cuando cuida algo. La compasión es muy femenina", dice. "No es seguro ser compasivos. Nos llaman 'bebés' nos dicen que 'tenemos que madurar', nos feminizan. ¿Cómo podemos recuperar la ética, que se identifica exclusivamente con lo femenino, mientras sofocamos a las mujeres?"

Independientemente de tus preferencias dietéticas, este tema presenta una gran cantidad de cosas por digerir. Pero, ¿qué hay del deseo por comer comida deliciosa y sana y cada vez más positiva y solidaria? Es difícil encontrar a alguien que se oponga a esto, con la excepción de la industria de la carne.