La comida de los muertos en México

En México, morirse no es un impedimento para seguir gozando del placer de comer.

|
nov. 1 2016, 9:20pm

En México, morirse no es un impedimento para seguir gozando del comer.

Si hay algo que sabemos hacer muy bien los mexicanos es otorgarle simbolismos culturales a la comida, con tal de que ésta esté presente en nuestras celebraciones, desde el cumpleaños hasta el funeral, desde el día común —en el que de por sí comemos a todas horas— hasta la Navidad, la Cuaresma, del Día de Independencia y uno de los días más entrañables del año: el Día de Muertos.

ofrendamunchies-6

Ofrenda de Muertos. Todas las fotos son de Carlos Castillo.

Nuestras ofrendas de Día de Muertos son mundialmente conocidas, quizás por coloridas, por abundantes, por artísticas, pero sobre todo, por el buen humor y el cariño que contienen. Los mexicanos enfrentamos la muerte con humor. No con sarcasmo, porque no nos reímos de ella, le sonreímos. La celebramos, porque la vida no es sino la muerte, pero la muerte no es sino la vida. Por eso es tan exitoso nuestro dicho: "El muerto al pozo y el vivo al gozo".

RECETA: Pan de muerto tradicional
panmuerto-2

Pan de Muerto. Foto de Carlos Castillo.

En México, la muerte se respeta, pero a la mexicana: con fiesta, música, baile, tequilas y comidas especiales. Los duelos se terminan con un mezcal; los sustos se curan con pan; el miedo se arregla con la luz de las veladoras; los corazones se remiendan con guisos caseros, familiares, que cobijan; y a los muertos se les consciente con sus vicios, culinarios o de cualquier tipo.

RECETA: Calabaza en tacha
calabazacastilla-2

Calabaza en tacha. Foto de Carlos Castillo.

Nuestra tradición nos ha enseñado que una vez al año, los muertos regresan del submundo y se reúnen con los vivos alrededor de la comida, el papel picado y las veladoras. No hay tal cosa como "platillos típicos de ofrenda" —el pan de muerto, si acaso—, la comida de la ofrenda siempre es la que le gustaba al difunto que se recuerda. ¿Y si al difunto le gustaba comer foie gras?, foie gras se le ofrenda —teóricamente—. Sin embargo, siempre hay platillos dispuestos para los difuntos no conocidos, las ánimas solas que no tienen familiares vivos que les monten altares. Estas comidas suelen ser las típicas de la temporada: pan de muerto, calabaza en tacha (dulce mexicano), tamales, mole con pollo, chocolate caliente, o lo que haya en el refrigerador del anfitrión.

RECETA: Tamales verdes
tamales-2

Tamales. Foto de Carlos Castillo.

La comida de ofrenda se cocina como si fuera a ser comida por un vivo, aunque nadie la toca hasta que pase el Día de Muertos. La creencia popular reza que, como los muertos "absorben la esencia" de la comida de ofrenda, ésta ya no vuelve a saber igual antes que después de la festividad. Algunos dicen que el sabor se va, se disipa, se muere. Otros, al contrario, creen que se intensifica, se potencializa, revive. Como sea, la comida "de los muertos" es distinta, está impregnada de la mística de la muerte, de la magia del recuerdo, de la esperanza del goce culinario que trasciende mundos y existencias.

RECETA: Mole negro

Las casas mexicanas ya están alistando sus ofrendas. Bienvenidos sean, amigos difuntos, hay comida para todos.

ofrendamunchies-3

Ofrenda de muertos. Foto de Carlos Castillo.
Este artículo fue publicado originalmente en Octubre de 2015.