Quantcast

Los científicos acaban de descubrir una fuente natural de tocino vegano

Gracias a los dioses del kale, porque investigadores de la Universidad del Estado de Oregon acaban de descubrir una alga marina que sabe igual que el tocino.

Munchies Staff

Photo courtesy of OSU/Stephen Ward.

Si le ofrecieras a un hombre pura sangre y machista estadounidense un platillo de algas en lugar de su montón diario de tocino, seguramente te daría una cachetada en tu rostro vegano.

"No te metas con mi panza de puerco curada", te diría, con algún argumento dirigido a hacerte enojar sobre Nick Offerman y las águilas calvas y su derecho divino a la carne porcina. Pero agradece a los dioses infernales del kale, o a quien sea que adoren esos veganos jugadores de hacky sack y que se la pasan en un ashram, pues los investigadores de la Oregon State University (OSU) han descubierto un alga marina que sabe a tocino.

Sí, has leído bien: algas con sabor a cerdo sin los chillidos.

El alga en cuestión es una cepa particular de dulse, que ha sido popular desde hace más de un milenio por su rico y delicioso sabor. En su forma estándar, el dulse (alias dillisk) tiene una calidad umami, gracias a la presencia de ácido glutámico. (Eso se refiere a la "G" en GMS, que también se encuentra en el kombu y otras algas). Resulta que también está repleto de vitaminas, minerales y proteínas, una de las razones por las que ha sido el alimento saludable favorito de los hippies durante décadas.

Pero bueno, regresando al tema del tocino. De acuerdo con The Oregonian, todo comenzó hace 15 años cuando el profesor Chris Langon de la OSU desarrolló una cepa de rápido crecimiento de dulse para alimentar al abulón. La idea era desarrollar una planta que pudiera convertir el amoniaco y el CO2 producido por los caracoles de mar en proteína, antes de convertirse en alimento para el caracol.

LEE: Los chefs vegetarianos deberían de cocinar con tocino

Langdon terminó su proyecto de abulón hace un tiempo, pero siguió cultivando dulse. Y para su sorpresa, descubrió que, frito o ahumado, su dulse sabía a tocino.

Más allá de su apetitoso sabor, las algas tienen un enorme potencial debido a la rapidez con la que crece. Michael Morrissey, el director del Food Innovation Center de la OSU le dijo a The Oregonian que las dulse podrían venderse en aproximadamente 60 dólares por medio kilo.

Además de eso, el Oregon Department of Agriculture aprobó un préstamo para los investigadores de la OSU para investigar posibles aplicaciones alimentarias. Esos investigadores contactaron a Jason Ball, un ex pasante en el Nordic Food Lab (NFL) de René Redzepi, quien ha trabajado con una variedad de algas marinas.

dulse2

Jason Bell trabajando con el nuestro dulse. Foto cortesía de OSU/Stephen Ward.

Si bien las algas marinas utilizadas por la NFL en Copenhague son de forraje, el dulse de tocino se cultiva. Esto no solo evita daños a los ecosistemas intermareales frágiles, sino que también garantiza un producto consistente. Ball experimentó con el uso de las algas de tocino en ramen instantáneo, hamburguesas vegetales, mezcla de frutas secas, sustitutos de sal, y hasta cerveza.

Sin embargo, el primer producto comercial que incorporará las dulse será un aderezo de ensalada. (Sabemos lo que estás pensando: ¿Alguien descubrió tocino vegano y se usará como aderezo de ensalada?) Los investigadores también planean utilizar las algas como potenciadoras de sabor en galletas de arroz y palomitas caramelizadas de maní.

Pero así solas, las dulse podrían sustituir al tocino frito, dijo Ball en un comunicado de la OSU: "la dulse llega a ser ligera y crujiente con un sabor salado, como el tocino".

Ahora los investigadores tienen que convencer a esos gringos pistoleros a cocinar algas en lugar de cerdos en los cañones de sus armas.