La agricultura es mejor que los antidepresivos para las personas con desórdenes mentales

MindFood utiliza el crecimiento y venta de vegetales como terapia para personas con problemas de salud mental en Inglaterra.

|
feb. 2 2016, 11:00pm

Es probable que no hayas escuchado nada sobre de una nueva terapia llamada "cuidado de la agricultura" o en inglés "care farming". Este movimiento ha empezado a crecer en Inglaterra bajo la idea de terapia de eco-rehabilitación y ahora poco a poco se ha ido expandiendo por el mundo. Desde el histórico Gould Farm, la comunidad más antigua dedicada a la terapia, hasta San Patrignano en Italia, un centro de rehabilitación de drogas que nutre el talento culinario de sus residentes. Este tipo de iniciativas deja claro que hemos empezado a mirar más allá de los métodos tradicionales de cuidado.

Situado en una huerta sensorial en Ealing, el programa inglés MindFood es poco probable que sea similar a cualquier otra granja que hayas visitado antes. MindFood opera bajo la base de que ninguna terapia de drogas o la intervención terapéutica pueden reducir sustancialmente la cantidad de angustia mental que sufren las personas. Ellos proveen seguridad, cuidado y un ambiente no institucional para todos aquellos que sufren problemas mentales, desde esquizofrenia y depresión, hasta desórdenes bipolares.

therapeutic-farming-uk-4

El fundador de MindFood, Ciaran Biggins, me dijo que mientras los métodos tradicionales de la terapia psicológica o de drogadicción tengan un lugar en la sociedad, habrán algunas cosas que ellos no puedan cumplir. MindFoods trabaja con sus residentes para que puedan recuperar su mayor potencial a través de plantar y vender su comida.

Biggins empezó la granja como una empresa social hace tres años después de darse cuenta de cuántas personas con problemas mentales habían sido marginados por la sociedad. Casi todos los residentes de Biggins están en el "sistema", buscando formas tradicionales de terapia recomendadas por doctores. Estas son las personas que necesitan MindFood y el concepto de "el cuidado de la agricultura".

therapeutic-farming-uk-2

Biggins no está desilusionado; él y otros proyectos de ayuda, están conscientes de la importancia de las formas de terapia tradicionales, sin embargo está seguro de que hay algo que les falta. "Hay diferentes formas de medicación para tratar los síntomas", menciona, "pero no tratan con las implicaciones sociales extras que ocurren después".

El argumento se refiere a que las personas con estas experiencias deben de tener la oportunidad de participar en actividades terapéuticas como crecer y vender sus alimentos, ya se en lugar de o además de el resto de los métodos tradicionales de cuidado disponibles. Con el éxito de MindFoods este argumento se hace fuerte.

El año pasado Biggins recibió a más de setenta personas en Mind Food en diferentes esquemas, algunos para el programa introductorio de ocho semanas, otros para el año completo que se unieron al programa Grow To Sell, el cual ve a los residentes crecer. A esto Biggins lo ha llamado de manera muy acertada "Good Mood Food".

therapeutic-farming-uk-5

Los residentes plantan, alimentan, cosechan y escogen una colección de vegetales —desde kale y calabacines hasta mezclas de ensaladas y flores comestibles— para luego venderlas en los diferentes mercados. "Es gratificante", menciona Biggins, "estas personas tratan con problemas de salud mental que los ha separado de la sociedad y los ha retraído, sin embargo están afuera proveyendo servicios, de los que están a cargo de principio a fin. Están afuera viendo cómo las personas valoran y aman la comida que ellos cultivaron y esto es extremadamente gratificante para ellos. Es sanador".

Y los resultados no mienten. Discusiones y cuestionarios con los residentes revelaron que el 97 por ciento de ellos se sienten útiles con el programa de MindFood , el 92 por ciento se siente feliz y calmado y el 72 por ciento siente que aprendieron a tratar con sus problemas de una forma más saludable.

therapeutic-farming-uk-1

"Necesito sentirme útil otra vez", me cuenta una paciente llamada Priyanka. Sufrir de depresión la llevó al límite y no estaba recibiendo la ayuda que necesitaba. Los medicamentos no le estaban funcionando, de la misma manera que la terapia. "Estuve cerca de rendirme", admite, hasta que encontró una solución: esta poco convencional forma de agricultura. Como los residentes de MindFood y otras granjas de cuidado en Inglaterra, Priyanka encontró consuelo en el cuidado de sus vegetales. "Crecí tomates", me cuenta con una sonrisa, "no es mucho, pero son míos, los cultivo y pienso: 'yo lo hice'".