La fiesta nunca acaba cuando hay alcohol a domicilio

Nos preocupa que estés bien preparado para tus fiestas. Ahora ya no tienes que salir de casa, el alcohol llega a ti.

|
13 mayo 2016, 5:30pm

Cuando se acaba el alcohol se acaba la fiesta. Pero nadie quiere ser el encargado de organizar la coperacha y salir a comprar más botellas, no importa qué tan cerca esté el OXXO o la vinatería más cercana, qué hueva, ¿no? Además, puede ser que en esos minutos ocurra la anécdota por la que esa fiesta será recordada, y el pobre diablo que anda en la calle cargando bolsas de chupe no es para nada un protagónico.

Lo bueno es que la bendita tecnología está de nuestro lado —gracias, Internet—, y nos trajo la solución perfecta: Burp!, la app que te lleva el chupe hasta tu casa. A cualquier hora.

burp-2

Aldo Rangel es el héroe de esta historia. "En mi casa había fiestas prácticamente cada fin de semana. De ser fiestas de 15 personas pasaron a ocupar la sala y terraza más de 150", me cuenta Aldo. "Me gustaba mucho porque siempre he sido muy social. Ahí me di cuenta de que cuando se acaba el alcohol, se acaba la fiesta".

Fue en una Navidad, en Colombia, cuando, con el deseo de conseguir champagne y vino para celebrar sin salir del cuarto, la iluminación llegó. "¡Güey, estaría cabrón que hubiera una app que te lleve el chupe a tu casa!". Y así llegó la solución a nuestros sedientos problemas, como el milagro de la Navidad.

Igual que las apps modernas, usar Burp es ultrasencillo: escoges tu chupe (vino, mezcal, cerveza, whisky, tequila, ron, vodka, ginebra, licores, ¿qué se te antoja?), confirmas tu ubicación y listo, la fiesta está en camino —con cargo a tu tarjeta de crédito—. Además, hay hielos, cigarros, mezcladores, condones, sábanas y un poco de comida para el monchis.

burp-1

"Todo se volvió como una bola de nieve que crecía y crecía conforme avanzaba", dice. A Aldo no le costó ningún trabajo aterrizar su plan de negocio, pues su experiencia como director de Marketing de Easy Taxi le dejó todo el conocimiento de las apps. Además, las marcas encontraron en el proyecto una perfecta oportunidad de venta y exposición.

Ok, no es el único, existen varios números de emergencia a los cuales acudir para no sufrir escasez de alcohol. Pero ahora tenemos una app, ¡yei!

¡Qué siga la fiesta!