Medicated heirloom tomato salad. Photos by Javier Cabral

Esta experta hace deliciosos banquetes con marihuana

Javier Cabral

Elevation VIP Cooperative, INC, de Los Ángeles, hizo una cena de tres tiempos con comida y bebida cannábica medicinal. Nunca ha sabido mejor un postre de higos.

Medicated heirloom tomato salad. Photos by Javier Cabral

"¿Le gustaría asistir a un banquete privado con alimentos cannábicos? Es un evento exclusivo con una preparación íntima donde el chef enlaza cada platillo para complementar parte de los aceites esenciales del cannabis".

Lo creas o no, en 11 años que tengo escribiendo sobre la cultura gastronómica de Los Ángeles, nunca había recibido una invitación como ésta. En ese mismo momento, mis dos mundos se fusionaron en uno solo. No soy un marihuano "que fuma todos los días", pero como originario de L.A., la marihuana ha estado presente durante muchas etapas de mi vida. Y con la propuesta de ley 64 para legalizar su uso recreativo en California en las votaciones locales de noviembre, sabía que esto sucedería pronto.

Ahí estaba yo, siendo llevado a una ubicación desconocida en lo profundo de las colinas hollywoodenses el miércoles por la noche. Era de "traje" si querías alcohol, pero me dijeron que era mejor no beber para poder sentir los efectos deseados según la variedad de cada plato. La ubicación desconocida resultó ser una enorme mansión a poca distancia del anfiteatro Hollywood Bowl, con vista a toda la ciudad. Rápidamente me pidieron firmar una derogación para comprometerme a "no ser un informante", y también para confirmar que tenía una receta legal para consumir cannabis. Por suerte había conseguido mi permiso gracias a una sesión de diez minutos por Skype con PrestoDoctor para mi tendinitis.

dining_table_weed_dinner

Una vez firmado eso, me ofrecieron una copa de champán con un ligero color verde selvático con un poco de kiwi, jengibre, menta y 12 miligramos de la variedad Girl Scout Cookies. Seguía tratando de reaccionar ante la posibilidad de disfrutar un banquete medicinal en las colinas de Hollywood. Los otros pacientes presentes en la cena íntima eran tan coloridos como puedes imaginarte. Había una mujer rubia usando un vestido rojo prácticamente transparente; un editor de videos; un autor de libros sobre marihuana; un abogado especializado en defender empresas sobre cannabis; un artista; y el banquero millonario y el dueño de la casa, junto a su joven acompañante de Perú.

tomato_salad_with_soup_medicated - 1

Crema de tomate medicinal.

La compañía encargada de la comida era Elevation VIP Cooperative, INC., una especie de colectivo que funge como dispensario cannábico y opera un servicio de catering completo. De forma legal, un paciente puede donarles dinero para cocinar un banquete medicinal, y mientras todos los invitados tengan receta médica y se unan al colectivo, van por buen camino. Han estado ofreciendo medicina a sus pacientes de esta manera durante años y su operación parece estar creciendo.

LEER MÁS: Explorando la cocina cannábica medicinal en México
kiwi_weed_cocktail - 1

Elevation está a cargo de la chef Andrea Drummer y Hamady Diallo, quien se encarga del servicio. Mientras bebo mi champán, tratando de saborear las notas aromáticas del jarabe de kiwi cannábico, ellos están extremadamente ocupados en la cocina de la espaciosa mansión. El menú para la noche era: crema de tomate heirloom reforzada con 18 miligramos con la variedad Sour Diesel y ajo negro; poulet roulade (pollo relleno) con chirivía y 26 miligramos de Girl Scout Cookies de nuevo; y un pastel francés de vainilla con higos brûlée y crema inglesa enriquecida con diez miligramos del híbrido desértico Blue Dream.

chicken_roulade_thingy_with_weed - 1

'Poulet roulade' (pollo relleno) con chirivía y 26 miligramos de 'Girl Scout Cookies'.

Diallo y Drummer no son la clase de chefs que busca atención, probablemente debido al hecho de que hay muchas zonas inexploradas en el terreno legal de los comestibles cannábicos en California. (A pesar de que prefieren mantener un bajo perfil la mayoría de las veces, hicieron una aparición en la primera escena del primer episodio de Chelsea Does en Netflix).

LEER MÁS: El recetario MUNCHIES de comida con marihuana
chef_with_patient

Andrea Drummer y un paciente asistente a la cena. Foto cortesía de Hamady Diallo.

Gracias a una entrevista telefónica con Drummer el día anterior, descubrí que ella es originaria de Fort Lauderdale y su padre y cuñado, quienes son ministros, aceptan su carrera como chef cannábica en California. Solía trabajar en una fundación sin fines de lucro antes de acudir a Le Cordon Bleu en L.A. para convertirse en chef cannábica de tiempo completo. Cuando le pregunté sobre su decisión al elegir esta carrera, me respondió, "Acabo de descubrir lo lucrativa que puede ser y lo mucho que ayuda a los pacientes como yo".

En una conversación con Diallo, después de la cena, me entero que es originario de Mali, África Occidental, y se crió en D.C. Cuando le pregunté sobre cuál fue la inspiración de Elevation, simplemente dice: "Siendo pacientes nosotros mismos, queríamos una fuente más sana, alternativa, orgánica y local para conseguir nuestra medicina; además de dulces y cosas horneadas, porque definitivamente hay cambios en el mercado ahora mismo". Ambos tienen la meta de introducirse en el mercado de los alimentos medicinales empaquetados y congelados.

elevation_menu_weed - 1

Los platillos estaban perfectos y tenían el mismo sabor que el bistro de una escuela de gastronomía. Los sabores eran limpios, incluyendo el sabor herbal de la sopa, el pollo y el pastel. La cantidad total de cannabinoides para la noche fueron 66 miligramos, lo suficiente para que un experimentado paciente se sienta un poco chistoso. Drummer y Diallo son perfeccionistas al controlar las cantidades, aunque pueden preparar una dosis más fuerte si se lo pides. Por supuesto, como con cualquier otra experiencia con alimentos cannábicos, yo estaba muy escéptico respecto a los efectos hasta que acabé completamente pacheco al final de la noche.

medicated_dessert_figs - 1

Pastel francés de vainilla con higos 'brûlée' y crema inglesa enriquecida con 'Blue Dream'.

La fiesta se encendió rápidamente después de la cena. El millonario y otro invitado, que llegó tarde, empezaron a cantar canciones de los 80. (La mujer del vestido rojo era muy buena cantante, sonaba muy parecido a una mezcla entre Christina Aguilera y Alicia Keys). Bien entrada la noche, llegó un hombre con saxofón y empezó a tocar canciones por petición.

Fue en ese momento cuando supe que tenía que ir a casa y dormir. Si este es el futuro de la marihuana recreativa en California —y como consecuencia de nuestra escena culinaria— estoy a favor.

LEER MÁS: Cocina canábica para darte un colocón o curar un dolorón