Quantcast

Es más fácil conseguir buena pizza en Nueva York que en Italia

Cuando me mudé de Italia a Nueva York en 2011, pensé que nunca encontraría una buena pizza napolitana en la Gran Manzana. Estaba equivocado.

PorLorenzo Franceschi-Bicchieraitraducido por Elvira Rosalesilustración deAlina Petrichyn

Illustration by Alina Petrichyn

Hace aproximadamente cinco años, me mudé a la 5ta. Avenida y la 18 en Brooklyn, un vecindario que los corredores inmobiliarios emprendedores (y un poco deshonestos) llaman Park Slope.

Pero resultó que en realidad no era Park Slope. No tenía (y sigue sin tener) las boutiques de lujo, ni las hermosas piedras marrón, ni los elegantes restaurantes. Pero la primera noche que pasé en mi nuevo hogar, mis roomies y yo queríamos comer pizza, entonces recurrimos a Yelp y encontramos un lugar a pocas cuadras, Toby's Public House, que de alguna manera obtuvo las mejores críticas en la zona a pesar de tener un nombre que sonaba como un pub futbolero de Manchester.

Desconcertados, y un poco preocupados, caminamos con el único consuelo de la famosa verdad de que la pizza es como el sexo: cuando es bueno, es bueno; y cuando es malo, sigue siendo bastante bueno.

Inesperadamente, terminó siendo la mejor pizza que he probado en la ciudad de Nueva York.

Pizza en Toby's Public House. Foto vía usuario de Flickr Adam Kuban

Para pensar: un lugar al azar con el nombre y el aspecto de un bar británico mediocre de alguna manera tenía la mejor pizza que he probado en una ciudad donde hay cientos de pizzas. Y te informo que no fue uno de esos sitios que venden rebanadas de $2 dólares (aunque la rebanada neoyorquina es una obra maestra por sí misma; pero esa es otra historia). La pizza en cuestión era una pizza napolitana auténtica con esa delgada pero no tan delgada costra preparada con masa perfecta; cubos de mozzarella di bufala derretidos, no esa cosa rallada que viene empaquetada en bolsas de plástico; y la salsa de tomate balanceada. (Como italiano, no tengo reservas en afirmar que la pizza napolitana es como una pizza "real" debería ser. Crecí en Italia, cerca de Milán y en Barcelona, España, donde pasé la mayor parte de mi adolescencia en la pizzería napolitana de un amigo.)

LEE MÁS: En este rincón de México preparan la mejor pizza estilo New York

Después de vivir casi seis años en la ciudad de Nueva York, me di cuenta de que encontrar una pizza napolitana exquisita en un vecindario que apenas tiene una tienda de abarrotes decente no es casualidad. Resulta que es más fácil encontrar buena pizza en Nueva York que en muchas ciudades italianas.

Sí, leíste bien. Mientras estoy sentado en mi oficina ubicada en Williamsburg, literalmente hay media docena de excelentes pizzerías napolitanas en un radio de tres kilómetros. Sé que puede sonar ridículo, pero te reto a mirarme con el semblante serio y decirme que tendrías el mismo acceso fácil a una pizza de alta calidad y fiel a Nápoles en cualquier otra ciudad italiana, como Milán o Venecia.

Pizza de Roberta's en Bushwick, Brooklyn. Foto vía usuario de Flickr Emma Story

Claro, habría docenas de pizzerías. Pero la realidad es que la mayoría de las pizzerías en otras regiones italianas además de Nápoles sólo sirven pizzas —y no de gran calidad—, porque los turistas la piden. Dependiendo de adónde vayas, una pizza en Milán o Roma puede ser completamente diferente de la pizza napolitana, y a menudo se hace con ingredientes de baja calidad y por pizzaioli que no tienen idea de lo que están haciendo, además de cubrir una corteza simple con alguna especie de salsa de tomate y queso.

Ve a Florencia o Roma y prueba la primera pizza que encuentres; no podrás convencerme de que es buena. (Lo siento, romanos, pero la pizza romana es delgada como el papel, ligeramente crujiente y hecha con una masa blanda. En mi opinión, no es tan buena como la pizza napolitana).

Una pizza en Roma. Foto vía usuario de Flickr Stuart Wainstock

El secreto sucio de la cocina italiana es que es sumamente regional y que el único lugar donde se puede encontrar buena pizza de manera constante es en Nápoles. Si dejas de lado los dogmas y el orgullo nacional, esta verdad debería ser obvia. Nadie toma la pizza tan en serio, dominando su arte, como los napolitanos. (Esta es la razón por la que quieren licencias obligatorias para que todos los fabricantes de pizzas demuestren su arte y menosprecian los clichés superficiales como los malabares de masa).

¿Sabes dónde hay más napolitanos fuera de Nápoles? Así es, Nueva York. De hecho, la primera pizzería de Estados Unidos fue inaugurada por un napolitano, y la pizza estilo New York se inspiró directamente en la pizza napolitana.

Y no sólo los inmigrantes de principios de 1900 han convertido la ciudad de Nueva York en un verdadero destino de pizza. Existe una nueva ola de exportación italiana y esta vez con ayuda de pizzaioli renombrados. En los últimos años, algunas de las pizzerías más famosas de Nápoles, como Starita y Sorbillo , han abierto sucursales en Nueva York. (Sus respectivas tiendas en Nueva York se llaman Don Antonio y Sorbillo NYC ).

Una pizza en Venecia. Foto vía usuario de Flickr Christian Lundh

Entonces, si te encuentras en Italia y quieres una buena pizza, investiga un poco y busca una auténtica pizza napolitana. Si no, lo mejor es que elijas algo más para comer: la cocina italiana está repleta de otras delicias más dignas.

Porque sí, aunque la pizza mala en Italia sigue siendo bastante buena, es mejor comprar un boleto a Nueva York.

___
Lorenzo Franceschi-Bicchierai es un escritor de Motherboard, donde escribe sobre hackers y ciberseguridad. Nació en España y pasó su infancia en el norte de Italia, pero ha vivido en Nueva York desde 2011.